Redes de mujeres….fuente de empoderamiento

 el Crecimiento, Maternidad, Sobre La Tribu

Llevo dos semanas enamorada de ser mujer.

Llevo dos semanas enamorada de ser madre.

Llevo dos semanas enamorada de mis amigas, de mi tribu.

Llevo dos semanas enamorada….y consciente de ese enamoramiento!

Me quiero, quiero a mis hijos, quiero a mi familia,  quiero a mis amigas y quiero a los hijos de mis amigas…..Y mira, no es primavera!

La pasada semana fue mi cumpleaños, 42 años. Y una de mis amores me hizo un escrito. Un escrito sobre redes, sobre conexiones, una conexión tan potente que no entiende de fronteras ni de distancias. Una conexión que no necesita tecnología punta para entrar, estás en ella y la puedes disfrutar siempre. Era la amistad.

Me hizo pensar sobre ello, sobre nuestra amistad, y sobre la fuerza que me da y la fuerza que le doy. La fuerza que me da a mí, y a mi familia. La fuerza que le doy a ella, y a su familia.

Entonces, me di cuenta que la amistad es muy importante, pero no es solamente una amistad. Es la amistad que compartes a velocidad muy alta porque andas justamente en la misma micro-red. En este caso, la maternidad.

Allí empecé a ser consiente de mi enamoramiento… Además,  soy tan afortunada, que justo una semana después me vino a ver otra amistad de la que estoy enamorada.

Desde Noruega, aquí al lado. Y cuando los niños dormían, tuve el placer de charlar con aquella madre que conocí hace ya casi cuatro años, y que no veía desde hacía dos. Y resulta que, como decía el escrito de la semana anterior, seguíamos teniendo esa potente conexión, sí, la que no entiende de fronteras ni distancias.

Y en esa conexión, conversamos y nos agasajamos mutuamente, llegando a una conclusión, que es la quiero compartir en este post:

“Nadie puede empoderar mejor a una mujer que otra mujer”

Y con este pensamiento, brindamos, nos abrazamos y criticamos el sistema que impide muchas veces esta conexión. La sociedad parece que no le cae en gracia, parece que prefiere tenernos aislados en nuestro micro-mundo, con nuestras mega-obligaciones.

Pero en nuestro caso, la maternidad había abierto una brecha en ese encierro. Porque los niños dan mucho trabajo, y muchas alegrías, pero sobre todo, te obligan a salir y ver mundo. A tener diferentes visiones de lo que creías que estabas viendo. A salir….y saliendo, conectas. Y conectando, creces.

Este post sale para todas las mujeres que nos queremos unas a otras, y que por ese amor, conectamos. Conectamos con nuestros sentimientos, situaciones variopintas, épocas buenas, épocas malas, épocas…

Conectamos con los niños y niñas, conectamos entre familias…Y gracias a esta conexión, crecemos!

Crecemos en grupo, crecemos en tribu.

 

Leave a Comment

0

Empieza a escribir y pulse intro para buscar