Nuestra historia

Cuando nos convertimos en madres, nuestro bebé pasa a ocupar la mayoría de nuestro tiempo, de nuestras manos, de nuestros pechos, de nuestra piel y, sin tregua, de nuestra mente. Y de manera natural, buscamos algún punto de apoyo con el que recuperar algo parecido a la cordura. La crianza, en especial durante los primeros meses, es pegajosa como una luna de miel: estás en una nube, tan pegadita a tu bebé… pero, ¡socorro! a  veces necesitas respirar. En esos momentos, quien más quien menos busca otra madre con quien tomarse un café mientras el bebé hace una cabezadita. Otras se sientan en un banco del parque para sentirse acompañadas. Otras pasan ratos en casa de la hermana, la cuñada, la madre… Algunas acuden a grupos de madres y se desahogan, se ríen y cargan las pilas entre risas y llantos. Cada una, a su modo, encuentra esa TRIBU que la acompaña, que la escucha, que le da calor y ánimos, esas mujeres que, en definitiva, la sostienen para que ella pueda sostener a su bebé.

Por ahora, nuestro proyecto se ha plasmado en una tienda online para que encuentres aquello que necesitas sin moverte de casa. Lo que no encuentres aquí, quizá lo encuentras en otro sitio, por eso te recomendamos también nuestro apartado Agenda.

Aunque estemos presentes de modo virtual, estamos para asesorarte en lo que necesites. Puedes contactarnos a cualquier hora!!!

Si quieres estar informado sobre temas de crianza y familia, puedes consultar nuestro blog y nuestras páginas web favoritas.

El objetivo es abrir nuestro espacio físico . Mientras tanto, queremos informarte de actividades a las que puedes acudir si quieres estar al día de temas relacionados con la crianza y la educación. Esperamos, en breve, ser nosotras quienes pongamos estos servicios a tu disposición.

  • Olga Linares
    Olga Linares

    En el momento de inaugurar esta web, soy madre de Carlos, un niño de cinco años , y Roger, un bebé de 20 meses. El mayor dejó de ser un bebé hace ya algún tiempo… pero no sé cuándo exactamente, ¡ni cómo! Y me parece que hace dos días del parto del pequeño. Y es que lo habréis oído mil veces: ¡Crecen tan deprisa!

    Mi vida se puede resumir así: nací hace 38 años en Venezuela, a los 8 crucé el Atlántico y vine a vivir a Barcelona, ciudad natal de mi madre. Aquí crecí feliz, estudié, trabajé de mil y una cosas, me enamoré, y formé una familia que ahora ya siento completa. Desde que Carlos nació, mi visión sobre la naturaleza del ser humano ha cambiado por completo. Mi vida ha dado un vuelco. Y con la llegada de Roger, todo ha vuelto a moverse y removerse y la madre que nació con Carlos se reinventa ahora. Ser madre es lo más salvaje que me ha ocurrido en la vida, y por ello y porque sé que criar solos no es agradable, me he unido a Yolanda para vivir esta aventura “tribal”.

  • Yolanda Mata
    Yolanda Mata

    Después de muchos años viviendo en un mundo “moderno”, trabajando hasta altas horas, saliendo, viajando….resulta que cuando nació mi primer hijo vi que aún tenía todo un nuevo mundo por disfrutar….y lo disfruté tanto que en este momento tengo dos, Genís de cinco años y Ariadna de tres.

    Son dos bebés, que me demuestran cada día lo importante que es parar y reflexionar, pensar en la naturalidad del ser humano y dejar atrás todo tipo de reglas y prejuicios, de obligaciones sociales…y darle la importancia que tiene de verdad el amor y el instinto maternal! Ese instinto que fluye de forma natural cuando eres madre/padre y miras a tus hijos mientras duermen, cuando comen, cuando lloran….siempre fluye, siempre ayuda, nunca traiciona….y por este motivo me embarco con Olga en este proyecto.

    Porque aunque siempre existe ese instinto maternal, a veces, necesitamos una ayuda para darnos cuenta que siempre ayuda y nunca traiciona.

    A disfrutar del instinto maternal!