La corriente te arrastra…Lactancia Materna

 el Lactancia, Postparto

Alguien te llama o te envía un whastapp. Tiene una amiga con problemas en la lactancia.

Diferentes partos, diferentes casas, diferentes bebés, diferentes madres, diferentes visiones….pero ya te has colocado.

Te has colocado en la posición de #vamosaayudar con el objetivo de conseguir #unabuenalactancia para #esamadreyesebebe.

Bien…preguntas, aconsejas, das ánimos, intentas trasmitirle que va a ser lo mejor en su vida, #unabuenalactancia.

Te has puesto una #mochila que no te toca. Esa lactancia no es la tuya, esa lactancia es de #esamadre y de #esebebe.

¿Y sabéis? Eso es así. No coloques un peso en ti que no existe, porque al relacionarte con esa madre ella lo percibe, y eso no le ayuda.

Da tus consejos, sí. Da tus contactos, sí. Da tu apoyo, sí. Pero reprímete si hace falta, porque no es tu lactancia.

– Aquella que por ejemplo a mí me costó tanto, pero que conociendo otros casos, llegué a la conclusión que no fue para tanto.

– Aquella que costó opiniones de todo tipo, de pediatras y enfermeras con cero conocimientos en la lactancia materna.

– Aquella que tu asesora, tu ángel, das por echo que la salvó. Y ella pudo ayudarte, pero no salvarla. La salvastes tú.

– Aquella que una vez establecida lucías orgullosamente.

– Aquella con la que tu bebé se quedaba dormido mientras le caía la leche por sus labios.

Porque podemos dar todo el apoyo del mundo, pero hay veces que se nos va la mano.

Hay veces que invadimos las lactancias de otras.

Hay veces que querríamos ser ellas y volverlo a superar, porque ahora nos vemos capaces de superar cualquier problema.

Pero me he dado cuenta, que es mejor frenar. No es mi lactancia. No es mi situación. No es mi marathon.

Yo pedía respeto en mi posparto, vamos a dar respeto a las demás.

Leave a Comment

0

Empieza a escribir y pulse intro para buscar