El NO existe y podemos decir “NO, NO ME APETECE”

El NO existe. Es una palabra más. Y se puede decir. Todos lo sabemos, pero a muchos nos cuesta.

Tampoco es cuestión de abusar, pero tenemos derecho.

Sobre todo nos cuesta el NO, NO ME APETECE.

Os pongo un par de ejemplos que me han hecho reflexionar:


 Situación #1:

Bicicleta con ruedines*, niñ@, noche.

– Papá/Mamá, quiero ir en bici y sin ruedines*!

– No, ahora no. Es de noche, no sabes aún y te vas a caer. Mejor mañana por la mañana.

Realidad del adulto:

– Vaya marrón, yo ahora no tengo ganas, estoy cansad@ de todo el día, llegamos hoy al lugar de vacaciones y empezar a las 9 de la noche a enseñarle a mi hij@ a ir en bicicleta es lo último que tenía pensado.

Resultado:

– Miedo a ir en bici. No sabe aún y se va a caer. (Si es de noche o de día, eso da igual)


Situación #2:

Piscina, niñ@, manguitos

– Quiero quitarme los manguitos en la piscina!

– No, ahora no. No sabes nadar. Esta piscina es muy honda y te puedes ahogar.

Realidad del adulto:

– Vaya marrón, yo ahora no tengo ganas, estoy cansad@, me apetece ver como se baña pero estar en tensión toda la mañana con los dos niñ@s dentro del agua es lo último que tenía pensado.

Resultado:

– Miedo en la piscina. No sabe aún y se va a ahogar.


#REFLEXIÓN

Personalmente creo que los adultos que acompañamos a los niños deberíamos ser más sinceros.

Si hay algo que no te apetece o con lo que simplemente no estás de acuerdo, ¿no podríamos decírselo sin acompañarlo de alguna historia rara que ayude a convencerlo o distraerlo de la situación?

No es mucho más franco un:

– No, ahora no me apetece. Podemos probar en otro momento.

– No, ahora no me apetece. Puedes ir sin manguitos cuando yo pueda estar más por ti.

Seguramente, insistirán más, pero no les pondremos en su mochila emocional realidades distorsionadas sobre su capacidad.

Podemos justificar ese #nomeapetece sin culpar a nadie, podemos tener mil motivos, pero no hace falta tergiversar la realidad.

Y sobre todo, ellos también velarán en el futuro de su confort personal.

Serán libres de poder decir No, no me apetece ahora.

¿Nos hacemos tod@s un poco más libres?

Leave a Comment